Carnaval en las Tierras Medias

Como veis este año en el Gracia para carnavales hemos decidido trabajar en torno al medio ambiente, seguimos así con la responsabilidad que supone ser un cole que ya tiene dos banderas verdes y que está comprometido con su defensa y cuidado.

Buscando aumentar nuestra conciencia ecológica, cada uno de los ciclos ha abordado temáticas fundamentales para nuestra ecoescuela: el cuidado del agua y la necesidad de dar respuestas eco a todo el gasto de plástico y papel que se genera en nuestro entorno, este último, el papel, ha sido el que hemos abordado en la Tierras Medias.

Nos hemos mezclado las tres clases y los jueves y los viernes de las últimas cuatro semanas hemos andado en este lío carnavalero. Los talleres han comenzado reflexionando sobre qué supone que nuestro cole pertenezca a la Red de Ecoescuelas, y luego en cada uno de ellos nos hemos centrado en un aspecto distinto:

Las letrillas de la murga

En este taller se han realizado las letras, vimos videos de distintas chirigotas, adultas e infantiles, que nos ayudaron a entrar en el ambiente y a ver que tienen un tipo de texto singular, el de los carnavales, en el que se puede bromear sobre temas que han sido importantes a lo largo del año y que sirve también para denunciar, para reivindicar o concienciar, todo ello a través de canciones.

Nos hemos acercado al lenguaje poético, trabajando la rima y por supuesto la música.

En cuanto al contenido, a través de sus aportaciones hemos visto que temas querían reflejar: el jardín, los cambios de espacios y materiales en el cole, la pintura, los murales… y reflexionamos sobre la importancia de tener claro el reciclado y sobre lo que supone el desmedido gasto de papel y cómo influye en nuestro medio ambiente.

Nuestras letras, por una parte, reflejan de forma divertida lo que nos está pasando en el cole:

Mesa aquí y mesa allá,
Y quítala, y quítala
la pizarra digital
ay déjala, ay déjala
(música de Sombra aquí, Sombra allá de Mecano)

Y también reflejan la importancia que para nuestro planeta tiene el gasto en papel que generamos y la necesidad de concienciarnos, para muestra otro botón:

Papelito por aquí, cartoncito por allá
A su cubo a de llegar
Blue, blue, blue, blue
No podemos olvidar
El planeta hay que cuidar
Blue, blue, blue, blue
(música de Los pajaritos, de MªJesús)

Hemos contado con la presencia y apoyo de Ricardo Gómez Liñán, maestro de Cádiz, afincado en Málaga y carnavalero de pro, que nos ha ayudado dándole un toque gaditano a nuestras letrillas.

Tipos de carnavaleros

No hay carnaval sin disfraces, en el segundo grupo los hemos trabajado, la primera propuesta partir de lo que para las niñas y niños es el carnaval, y de cuáles eran sus ideas para el diseño, propuestas que debían tener el papel como protagonista. Una reflexión ¿Qué podemos utilizar? Apareció el cartón, los rollos de papel higiénico o de cocina…y decidimos recopilar todo aquello que nos pudiera servir.

Periódicos, posters antiguos, cartones de huevos, rollos de cartón y papel, mucho papel y así hemos sido conscientes de todos los desechos que generamos.

Con todos ello se han elaborado trajes, gorros, flores, collares y pulseras con los que hemos construido nuestros disfraces. Hemos tenido que medir, estimar, cortar, pegar… Ha sido un regalo contar con la ayuda voluntaria e inestimable de Inma, Begoña, y Paula, mamás del centro, verdaderas artistas del diseño que nos han facilitado la tarea.

Y el papel…

Y en el tercer grupo nos hemos dedicado a reflexionar sobre la importancia del uso del papel para nuestro planeta. Ante la pregunta sobre de donde venía el papel la mayoría conocía que procede de la madera, y es que…¡somos ecoescuela!. Hemos hecho hipótesis sobre cual sería el proceso para convertir los árboles en papel. Han surgido planteamientos muy interesantes, como siempre que preguntamos a nuestros niños y niñas. Tras compartir nuestras ideas previas hemos visto vídeos que nos mostraban el proceso y nos lo situaban en cifras.

Para procesar esta información les pedimos contrastar sus ideas en parejas de distintas edades, plasmando en el papel, a través de dibujos, esquemas o palabras la información recibida. Un dato que nos impactó fue que para obtener una tonelada de papel se necesitaban dos toneladas de madera. Para acercar estos números gigantes a otros que podamos manejar trajimos a clase las cajas de folios que habitualmente tenemos en el cole, las pesamos y vimos que cada paquete pesa 2 kilos y de ahí vimos un reto, esta vez matemático. Con él averiguamos que por cada kilo de folios hay que usar dos kilos de madera.

Además hemos tenido la suerte de hacer, con la colaboración de Prado y Alberto, que están realizando en nuestro cole sus prácticas de magisterio, papel reciclado.

Ahora nos queda elaborar por las aulas las Puertas Regaladas, que tratarán sobre todo lo que hemos aprendido para compartirlo con el resto del cole.